Páginas

18 de noviembre de 2012

De caja de fresas a bandeja multiusos



Para convertir la caja de fresas en una bandeja lo primero que hice fue cortarle las patas que no me gustaban para una bandeja. 


En aquel momento lo único que tenía a mano era un cuchillo de sierra así que me puse a serruchar las 4 patitas. Luego intenté alisarlo lo más posible con una lija gruesa.

Por la parte de abajo rellené las esquinas con cartón y luego forré toda la caja con trozos de periódico y cola blanca.
Cuando secó lo lijé bien para que quedara liso y le di dos manos de imprimación.



Por la parte de afuera no quería que se vieran tanto las grapas así que lo forré con papel de cocina y cola blanca un poco aguada, colocando las arrugas con el pincel para imitar el falso cuero. 





Luego, cuando se secó del todo, le di dos manos de pintura rojo antiguo.




Para el interior de la bandeja utilicé una pintura color amarillo claro, intentando conseguir un tono igual al del fondo de la servilleta de nenúfares que pegué luego en dos trozos.

En el borde superior de la bandeja pegué el borde de la servilleta.



Para complicarme más la vida se me ocurrió aprender a hacer stencil en una superficie rugosa, así que hice varias plantillas con acetato de radiografías y me pasé algunas horas peleándome con ellas hasta que quedaron a mi gusto.



Y para terminar mi bandeja le di dos manos de látex un poco aguado para proteger el trabajo y poder limpiarla con un paño húmedo.










Espero que os haya gustado.

Podéis encontrar todos mis trabajos en Pinterest y seguirme también en Facebook.